Brumizador de Boles d’olor – Aprende a mantenerlo limpio y en buen estado.

Con nuestro Brumizador de Boles d’olor, como todo lo que tiene un uso habitual, es importante crear un hábito de mantenimiento y limpieza de nuestro brumizador para que primero, nos funciona correctamente, y segundo, nos dure más tiempo. Son pasos sencillos pero que hay que realizar periódicamente.

Los brumizadores de Boles d’olor se dividen en dos partes claramente identificables, que son: el depósito y la tapa motor.

Veamos cada uno de ellos:

 

  • Depósito: es la parte más simple del aparato, es una cubeta transparente fabricada en PET. Para el que no conozca este material, es el mismo del que se fabrican la mayoría botellas de agua que compramos, por lo que tiene dos características importantes, uno, que es reciclable, y dos, que es «sensible al calor», por lo que NO HAY QUE METERLO EN EL LAVAVAJILLAS. ¿Qué le pasa si lo hacemos? Básicamente, que encogerá y quedará inservible para su uso. Para la limpieza correcta de esta parte, es suficiente con usar agua del grifo y pasar la parte de la esponja de un estropajo, nunca la parte áspera o se arañará. Después secamos con un papel de cocina y ¡listo para volver a usar!.

 

  • Tapa motor: es la parte más «delicada», simplemente porque es donde se encuentra el motor, es decir, la parte electromecánica, de modo que NUNCA DEBEMOS VERTER AGUA DIRECTAMENTE A ESTA PARTE, si no que todo tiene que ser indirectamente. Basta con pasar un paño húmedo por las partes plásticas internas y así retirar los restos de agua y Bruma de Ambiente que aún queden. Esta operación se recomienda llevarla a cabo cada vez que tengamos que volver a llenar de agua y poner nuestra Bruma. Se recomienda aproximadamente cada 3 semanas de uso, dejarlo funcionar con agua y vinagre de limpieza o unas gotas de limón.

 

Recomendaciones importantes para proceder a la limpieza:

  1. Desenchufar el aparato de la corriente.
  2. No usar productos abrasivos de limpieza.
  3. No poner la tapa boca arriba mientras esta esté mojada, para evitar que escurra agua y Bruma dentro del aparato. Primero secamos y luego giramos.
  4. Si observa que el cable está dañado, no utilizar el aparato y dirigirse a la tienda donde lo compró.

 

Si tenéis en cuenta estas advertencias y seguís las recomendaciones de uso y limpieza, os podemos asegurar que prolongaréis la vida útil de vuestro brumizador o humidificador (aunque este último lo trataremos en la próxima publicación).

De todas maneras, ya sabéis que si tenéis alguna duda, siempre podéis comunicar con nosotros.

Anímate, pruébalo y manten tu brumizador en el mejor estado.

Si tienes alguna consulta, no dudes en contactar con nosotros.

Foncalclima Tu Tienda Premium de Aromas Online.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?